Xochimilco se caracteriza por la existencia de canales que dieron un tinte muy especial en todo el Valle de Anáhuac.
Este barrio mágico cuyos impresionantes canales dieron un reconocimiento como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, significa en náhuatl Lugar de la sementera florida y es el único poblado del Valle de México que tiene semejanza con lo que fueron los pueblos de la cuenca lacustre en el mundo prehispánico y fueron construidas basándose en chinampas o islotes artificiales.
Es un lugar turístico por excelencia. Todos los días, en especial los fines de semana, miles de personas disfrutan los recorridos por la red de canales de Xochimilco a bordo de trajineras, floridas embarcaciones impulsadas por un remero de pértiga, digamos al modo veneciano. Desde otras embarcaciones –trajineras o chalupas- los comerciantes lugareños se las ingenian para abastecer a los visitantes con todo tipo de mercancías y servicios (comida, artesanías, música, bebidas, etc.)
Además de su atractivo natural, Xochimilco cuenta con un amplio acervo cultural, donde una de las tradiciones más representativas se realiza con el culto al Niñopa, que es el niño Dios.
Xochimilco ofrece a los amantes de las tradiciones, las costumbres, la naturaleza, los pequeños detalles y la cultura, cientos de agradables sorpresas, a cada paso, a cada instante.