De los santuarios más visitados en el mundo es la Basílica de Guadalupe, que recibe con majestuosidad a 20 millones de personas, atraídos por la fe y la devoción.
Es un sitio donde se respira profundamente la tradición religiosa de México.
Durante los casi 700 años que han transcurrido entre la fundación de México–Tenochtitlán y el presente, el Tepeyac se ha caracterizado por ser un lugar dedicado al culto religioso.
Aquí estuvo el templo de Tonantzin Nuestra Madre, Diosa de la Tierra, regidora del nacimiento y de la muerte, esposa y complemento de Totahtzin Nuestro Padre. Estas dos divinidades conformaban a Ometeotl, el Dios dual creador del Universo y en la religión de los antiguos mexicanos se les consideraba los padres del resto de los dioses y en primer lugar de Tezcatlipoca y Quetzalcóatl.
Su festividad más importante es el 12 de diciembre, Fiesta de la Virgen de Guadalupe, a quien cariñosamente le llaman los fieles la Morenita del Tepeyac. Ese día la Basílica se viste de fiesta para recibir una de las celebraciones más emotivas de todo México, a la que  acuden aproximadamente 7 millones de fieles peregrinos.
La Basílica de Guadalupe es el segundo templo católico más visitado del mundo.