San Pedro Atocpan en lengua Náhuatl significa Sobre Tierra Fértil. Este pueblo tiene su origen en la época prehispánica y fue convertido al cristianismo durante los primeros años de la presencia española.
En el siglo XVI, se construyeron sobrias iglesias de piedra, con un gran atrio presidido por arcos que a la fecha se conservan.
Esta comunidad es heredera de las costumbres y tradiciones ejercidas por los antiguos pueblos que en el pasado moraron sus tierras y que con el pasar de los años se negaron a dejar de lado sus raíces y aun cuando llegaron los invasores, los habitantes de este lugar resguardaron celosamente su cultura, que se ha sobrepuesto a los peores acontecimientos para resurgir y presentar a la época virreinal como una joya llena de arquitectura que vendría a enmarcar la belleza de sus parajes con parroquias y capillas en las que todavía sus paredes nos siguen contando la historia singular de un pueblo como ningún otro.
Aunado a lo anterior esta comunidad es considerada como la Capital del Mole, uno de los platillos más representativos de la comida mexicana en el que se fusionan técnicas gastronómicas y productos de América, Europa y Asia para crear uno de los platos preferidos de los mexicanos.