Iztapalapa es conocido turísticamente por la representación de la Pasión de Cristo en Semana Santa, el Cerro de la Estrella y el Pueblo de Culhuacán, considerado el primer asentamiento humano en el Valle de Anáhuac y que dio el Primer Emperador al Imperio Mexica: Acamapichtli.
Culhuacán significa Lugar de Culhuas o Cerro Encorvado. Ésta última interpretación alude al bastón de Quetzalcoatl y por lo tanto a la sabiduría de los ancianos.
Culhuacán era considerado un lugar místico y centro depositario de muchas tradiciones prehispánicas y está ubicado a un costado del Cerro de la Estrella (Huizachtepetl).  En la ribera norte se localizaba el lago de Chalco-Xochimilco, este sitio presenta evidencia arqueológica de ocupación continua desde los años 300 hasta 800 D.C.
Los propios mexicas reconocieron el linaje Culhua y el valor simbólico del lugar y realizaron por lo menos tres ceremonias de Fuego Nuevo (ciclos de 52 años), así como el culto a Tlaloc y a otras deidades.
El pueblo de Culhuacán fue seleccionado como uno de los centros con mayor trascendencia y tradición religiosa, desde épocas tempranas en el periodo prehispánico.
El Pueblo de Culhuacán es un sitio de interés significativo históricamente y en él se encuentra el Exconvento de Culhuacán, lugar emblemático de este Barrio Mágico.