Cuajimalpa debe su nombre al vocablo náhuatl Cuauhximalpan (de Cuauhximalli, acepilladuras de madera, y pan, locativo) que significa aserradero.
La actividad productiva en la época virreinal fue principalmente de leñadores y carboneros, ocupados en la agricultura y ganadería para el autoconsumo y en la venta de servicios de hostería.


Una vez consumada la Conquista de México, Hernán Cortés otorgó tierras al pueblo de la zona y le llamó San Pedro Cuauhximalpa, junto con San Lorenzo Acopilco, San Mateo Tlaltenango y San Pablo Chimalpa. Todos ellos aparecen listados entre los bienes de Cortés y por tanto como parte de su reino.


Cuajimalpa fue considerada como Municipio hasta el año 1928; a partir del 1° de enero de 1929 se convirtió en una Delegación del Distrito Federal y hasta en 1970 se le denominó Cuajimalpa de Morelos.


Cerca de este Barrio Mágico se encuentra el Desierto de los Leones, gran escenario de belleza natural en donde se encuentra el famoso Ex convento del Desierto de los Leones. En él se disfrutan actividades de ecoturismo y se saborean platillos típicos mexicanos.